Alimentos prohibidos y/o perjudiciales para tu mascota (Parte 1)

chocolate

En este post presentaremos algunos alimentos frecuentes en la dieta de personas pero que es mejor evitar en la de nuestros perros y gatos.

Tanto si la alimentas a tu mascota con dieta casera o con una dieta comercial, a veces te gusta darle las sobras de la mesa o premios… No te rías, ¡sabemos que lo haces!

Lo podemos entender: aunque no sea necesario (recuerda que un pienso completo y equilibrado lleva todo lo que tu mascota necesita), es una buena manera de no tirar la comida ¡y pueden ser unos premios buenísimos!

Por esto te hemos preparado este una mini-serie de dos posts donde avisamos de qué alimentos frecuentes en las dietas para personas es mejor evitar.

Huesos/espinas: son una fuente de calcio pero no se puede controlar cuál es su biodisponibilidad (qué porcentaje de este calcio pueden aprovechar los perros), por tanto no nos podemos fiar a la hora de alimentar a nuestro animal. Además, aunque a los perros les puede encantar comerlos, hay que tener mucho cuidado a la hora de dárselos porque pueden ocasionar problemas muy graves por rotura de dientes, estreñimiento, obstrucciones (es muy frecuente que se claven huesos en el esófago)… Son especialmente peligrosos los huesos de aves, como por ejemplo un muslo de pollo, y sobre todo en animales voraces.

Chocolate: es un alimento muy rico en grasas y azúcares, por tanto, engorda mucho y puede dar problemas gastrointestinales. Además, el cacao contiene teobromina, una sustancia estimulante del sistema nervioso y el sistema circulatorio. Esta sustancia es tóxica para los perros y gatos puede causar un aumento de la frecuencia cardíaca, vasoconstricción arterial y sobre-estimulación del sistema nervioso. Si tu mascota come chocolate pueden aparecer síntomas como: vómitos, diarrea, hiperactividad, excitabilidad, parada cardiorrespiratoria… ¡Y vigila! Cuanto más negro es el chocolate, más porcentaje de cacao tiene, y por tanto, ¡más teobromina!


Esto son enlaces a nuestras tiendas colaboradoras. Si compras a través de estos enlaces recibiremos una pequeña comisión (sin que te cueste dinero de más a ti) y ayudarás a mantener este sitio sostenible y gratuito.

tienda-animal-afiliado animalear-afiliado amazon-afiliado

Alcohol: se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal de las mascotas y en dosis bajas puede provocar una intoxicación. Si tu perro o gato toma alcohol, puede tener síntomas como: gastroenteritis (vómitos, salivación excesiva y diarrea), ataxia (dificultad para caminar), temblores, disnea (dificultad para respirar)… En casos graves ¡puede provocar la muerte!

Leche: hay muchos animales adultos que son intolerantes a la lactosa porque han perdido la enzima que les permite metabolizarla (es lo mismo que ocurre en las personas intolerantes a la lactosa). Si este es su caso, cuando tu perro o gato beba leche, tendrá diarrea. En este caso no será grave, pero te recomendamos que la evites.

Jamón y otros alimentos salados: la alta concentración de sal les puede provocar problemas gastrointestinales (diarrea) y a la larga del sistema circulatorio. Estos alimentos no se deben dar, salvo que se utilicen en forma de «premios» con moderación.

Te comentaremos más ingredientes perjudiciales en el próximo post. Por ahora, esperamos que este post te sea útil y que te pueda evitar problemas en un futuro.

Recuerda que si necesitas ayuda para encontrar la mejor comida para tu mascota puedes utilizar nuestro servicio gratuito del buscador de comida para mascotas o puedes solicitar un informe personalizado de  veterinarios especialistas en nutrición.

P.D.: Hablamos de este tema gracias a Oscar Pérez, que nos mandó un mensaje proponiéndolo. ¿Hay algún tema que te interese? ¡Háznoslo saber mediante nuestro formulario de contacto!

Deja un comentario