Mejoradores de la piel y el pelo: Ingredientes funcionales (Parte 2)

Pescado y aceites de pescado, fuentes de omega 3

El presente post trata sobre estrategias nutricionales para mejorar la salud y vitalidad de la piel y el pelo, centrándose en los ácidos grasos polinsaturados (omega 3 y 6). Aquí aprenderéis a detectar si una determinada dieta contiene fuentes de estos ácidos, cómo detectar si un animal presenta deficiencias y discutimos sobre la necesidad o no de suplementarlos.

La salud de la piel y el pelo de los animales es un parámetro accesible para los propietarios, que a menudo lo usamos como barómetro de la salud de su animal, y por ende, de la adecuación de una determinada dieta para su mascota. Por esta razón, se ha dedicado mucho esfuerzo e investigación al estudio de estrategias para que la piel y el pelo de las mascotas se vean sanos, brillantes y fuertes.

Hay una aceptación generalizada que los componentes de la dieta que más incidencia pueden tener en este aspecto son los ácidos grasos poliinsaturados (Polyunsaturated fatty acids, PUFAs), en particular los ácidos grasos omega-6 (linoleico) y omega-3 (alfa-linolénico).

Estos ácidos juegan un papel importante porque son componentes de las membranas celulares. Por ejemplo, el ácido linolénico se encarga de mantener la permeabilidad del agua en las células de la piel para evitar su deshidratación. Por otro lado, algunos omega-3 EPA (eicosapentanoico) y el DHA (docosahexaenoico)  también contribuyen a mantener una buena permeabilidad celular (a parte de tener otras funciones inmunoestimuladoras y antiinflamatorias).

Importancia de los PUFAs en la dieta

Algunos de estos ácidos son esenciales, es decir, los animales no pueden sintetizarlo en las cantidades que necesitan y tienen que ser ingeridos en la dieta.

En concreto, el ácido linoleico (omega-6) es considerado como esencial en perros y gatos, y su metabolito ácido arachidónico en gatos (en general se considera que los perros tienen enzimas suficientes para crear este último a partir del linoleico). Respecto a los ácidos grasos omega 3, el ácido alfa-linolénico también se considera importante en perros y gatos.


Esto son enlaces a nuestras tiendas colaboradoras. Si compras a través de estos enlaces recibiremos una pequeña comisión (sin que te cueste dinero a ti) y ayudarás a mantener este sitio sostenible y gratuito.

tienda-animal-afiliado animalear-afiliado amazon-afiliado

¿Cómo detectar si mi mascota tiene deficiencias?

En general, hoy en día la deficiencia de estos componentes es rara, porque la mayoría de marcas lo tienen muy controlado (al menos las buenas). Aun así, podría darse el caso que la dieta estuviera mal formulada o que se hubiera perdido la presencia de estos ácidos grasos por oxidación (si ha estado expuesta a altas temperaturas o almacenada más allá de su fecha de caducidad). Por otro lado, sí que podría darse en casos de dietas caseras que no estén correctamente formuladas, por lo que recomendamos que en caso de querer alimentarlo con una dieta casera consultes con tu veterinario (y a poder ser un especialista en nutrición animal).

El problema de las deficiencias nutricionales es que tardan en aparecer. Tu mascota estará consumiendo una dieta inadecuada durante 2-3 meses para empezar a detectar símptomas.

Los símptomas que puedes detectar en el caso de una deficiencia de estos componentes son variados. Empiezan obviamente afectando la capa del animal, con una piel seca, sin brillo y un pelo frágil. Si esta situación se prolonga en el tiempo, las mascotas son cada vez más propensas a tener problemas de piel, como piel grasa, pruito e infecciones secundarias.

En caso de deficiencias, si se cambia la alimentación de la mascota a una dieta equilibrada estos problemas pueden desaparecer en un par de meses.

¿Cómo sé si la comida lleva PUFA?

Las fuentes de ácidos grasos polinsaturados más comúnmente utilizados en alimentación animal son:

  • Omega-3: las algas son grandes productoras de omega-3, con lo que estarán en una alta concentración en productos del mar, por ejemplo, aceite de pescado, carne de pescado, mejillones, etc. Por otro lado, el aceite de linaza, aceite de canola y el aceite de soja también se consideran buenas fuentes de omega-3.
  • Omega-6: las proporciones más importantes las encontraremos en grasas vegetales como el aceite de maíz, aceite de cártamo, aceite de girasol, aceite de algodón y de soja.

¿Hay que suplementarlos?

Hoy en día hay una amplia oferta de suplementos de este tipo de dietas en el mercado, en forma de aceites, pastillas, pastas, etc. En relación a la salud y brillo del pelo, en general si alimentas a tu mascota con una buena dieta comercial no será necesario suplementarlos, porque las dietas que hay actualmente en el mercado ya están formuladas para cumplir sus requerimientos. Os animamos a utilizar nuestro servicio gratuito del buscador de comida para mascotas en el que dentro de la ficha de evaluación para cada producto os indicamos la presencia o no (cuando los productores lo explicitan) de estos ingredientes.

Por otro lado, si tu mascota tiene el pelo sin brillo, dermatitis causadas por alergias o atopias puede ser beneficioso para ella recibir un suplemento. En este caso, te recomendamos que hables con tu veterinario de confianza para valorar cuál es el más indicado.

Deja un comentario