Promotores de salud gastrointestinal: Ingredientes Funcionales (Parte 4)

Tracto gastrointestinal

Prebióticos, probióticos, fitogénicos, acidos orgánicos, grasas omega 3 y 6… ¿Os suenan? Hoy explicaremos el concepto de “salud gastrointestinal o digestiva”, y nombraremos algunas de las estrategias más utilizadas para mejorar la salud gastrointestinal en las dietas para perros y gatos.

¿Qué es la salud intestinal?

El término “salud intestinal” está volviéndose muy popular en los envases de las dietas para mascotas. Se trata de un término un poco ambiguo, que quiere abarcar muchos aspectos del ecosistema gastrointestinal, incluyendo el propio tracto intestinal, la microbiota y la inmunidad. Así pues, los promotores de salud intestinal son compuestos que quieren mejorar el bienestar de nuestros perros o gatos actuando en uno o varios de estos factores.


Esto son enlaces a nuestras tiendas colaboradoras. Si compras a través de estos enlaces recibiremos una pequeña comisión (sin que te cueste dinero a ti) y ayudarás a mantener este sitio sostenible y gratuito.

tienda-animal-afiliado animalear-afiliado amazon-afiliado

¿Qué estrategias nutricionales se utilizan para mejorar la salud intestinal?

Hay un amplio abanico de estrategias y aditivos que pueden mejorar la salud intestinal, que hemos englobado en 3 grandes grupos para facilitar su comprensión:

Aditivos:

Unos de los más utilizados son los prebióticos. Los prebióticos son ingredientes no digestibles que benefician a nuestra mascota estimulando selectivamente el crecimiento o actividad de una bacteria (o un número limitado de bacterias) del intestino. Dentro de los prebióticos, los más utilizados en perros y gatos incluyen los manano-oligosacáridos (MOS), los fructosa-oligosacáridos (FOS), la inulina o la lignocelulosa. También se están porpularizando los probióticos. Estos son microorganismos vivos (bacterias o hongos) que si se administran de forma adecuada pueden transferir beneficios a nuestra mascota. Actualmente, los más empleados en perros son las bacterias Lactobacillus, Bifidobacterium y Enterococcus, juntamente con el hongo Saccharomyces cerevisae. Otros aditivos ampliamente utilizados son los ácidos orgánicos (productos energéticos con una alta digestibilidad, capacidad acidificante y poder antimicrobiano) y los fitogénicos (incluyen plantas y hierbas aromáticas).

Ingredientes funcionales:

Uno de los más comunes es la utilización de fibras fermentables, que proporciona un sustrato para la fermentación de bacterias beneficiosas del colon. Es decir, estos ingredientes llegan al colon y la microbiota “buena” de allí la puede utilizar para comer y sobrevivir, dejando sin espacio y sin comida a bacterias “malas” que podrían traer enfermedades como la Salmonella sp. o la E.coli sp. Por otro lado, combinaciones de fibras también se introducen en alimentos para gatos para controlar bolas de pelos.

En este grupo también encontramos las grasas poliinsaturadas omega 3 (presentes en aceites de pescado y linaza) y omega 6 (presentes en grasas vegetales) también pueden ser beneficiales para modular la inmunidad y la inflamación intestinal.

Modificaciones de la dieta:

Por último, en el mercado actual existen determinadas dietas que han sido diseñadas específicamente con el objetivo de mejorar la salud intestinal en los casos de enfermedad, que esta se vea más afectada. En este grupo encontramos las “dietas gastrointestinales”, de prescripción veterinaria, con muchas modificaciones para que la dieta sea más digestible y evite problemas cómo la diarrea y malabsorción de nutrientes.

Si quieres saber si la dieta que actualmente das a tu mascota dispone de estas estratégias te animamos a utilizar nuestro servicio gratuito del buscador de comida para mascotas en el que dentro de la ficha de evaluación para cada producto os indicamos la presencia o no de algunos de estos ingredientes y aditivos.

¿Debemos suplementar con ingredientes o aditivos promotores de salud intestinal?

El tracto gastrointestinal de nuestras mascotas es como un ecosistema, que tiene que estar en equilibrio. Un ecosistema en equilibrio lo percibiremos por la condición corporal del perro o gato (que no esté demasiado gordo ni demasiado flaco), la consistencia de las heces (cacas duras y fáciles de recoger) y la ausencia de otros síntomas de enfermedad.

Si actualmente tu mascota no presenta problemas con lo mencionado anteriormente, se puede considerar que su salud gastrointestinal es buena y no será necesario ninguna suplementación fuera de su dieta habitual.

Por otro lado, si tu mascota presenta problemas gastrointestinales (por ejemplo, diarrea), o está recibiendo un tratamiento antibiótico (que mata la microbiota de su intestino, la «mala» y la «buena»), puede ser recomendable darle algún suplemento (probiótico, prebiótico, extractos de plantas…) para ayudarle a recuperar un buen equilibrio gastrointestinal. Actualmente, los podemos encontrar en el mercado en forma sobres con polvo, pastilla, pasta, líquidos, yogur e incluso “premios”. Te animamos a que consultes a tu veterinario para encontrar el método que sea más conveniente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *