¿Por qué los perros no deberían jugar con una pelota de tenis?

perro-pelota

En este artículo repasamos los riesgos de jugar con nuestro perro con una pelota de tenis, ¡y os ofrecemos alternativas mucho más seguras para jugar con vuestros peludos!

A los perros de Lladruc les encanta jugar, pero NUNCA lo hacen con pelotas de tenis.

Sí, ya sé que son baratas (¡o incluso gratis si te das una vuelta por el lado de un club de tenis!), son fácilmente visibles sobre cualquier superficie y a los perros les encantan. También sé que la mayoría de propietarios las utilizan para que su perro haga deporte jugando a tirársela y que la recoja. Sin embargo, existen varias razones por las que deberíais comprar una pelota de calidad en vez pagar una a veinte céntimos al Decathlon, las tres principales son:  

  1. Pueden producir ahogamientos. Si el perro tiene una cavidad oral suficientemente grande como para sujetar una pelota de tenis en su interior, también es posible que se la pueda tragar. No me refiero a un Mastín del Pirineo, un perro de unos veinte y cinco kilos puede engullirla perfectamente. Esta pelota (o una parte de ella) puede que le quede clavada en la garganta, o que una vez en el interior produzca una obstrucción que requiera cirugía. Es decir, por no pagar pocos euros por una pelota adecuada, pagaremos más de mil por una intervención de urgencia, poniendo en riesgo innecesariamente la vida de nuestro perro.
  2. Se rompen. Todos sabemos que las pelotas de tenis son de goma y están vacías por dentro para que sean más ligeras. Esto hace que sea especialmente fácil romperlas: el perro cierra fuerte la mandíbula, y se encuentra con dos mitades casi perfectas que puede destruir, tragarse a pedazos y entonces … ¡vuelva a leer el primer punto!
  3. Por último, pero no por ello menos importante, las pelotas de tenis están recubiertas de fibra de vidrio, material que desgasta la dentadura del perro. Es curioso observar cómo muchos propietarios prohíben a sus perros jugar con piedras «porque les dañan los dientes» y en cambio tiran las pelotas de tenis como poseídos a su perro.

¡Vale, entendido! ¿Y cuales son las alternativas?

A grosso modo podemos encontrar estos tipos de pelotas:

  1. Pelotas para el juego interactivo con el perro, es decir, aquel juego en el que interviene el guía y su animal. Éstas, si son de calidad, no perjudicarán la dentadura del perro, serán más resistentes y seguras.
  2. Pelotas anti-aburrimiento: como su nombre indica, muy útiles para que el perro se entretenga solo. Normalmente se pone comida dentro de ellas para que sea aún más tentadoras. De éstas, las mejores, son, sin lugar a dudas, las pelotas irrompibles: tienen un diseño fantástico, una durabilidad inmejorable, y ofrecen diversión durante horas. ¡Palabra de propietaria de Malinois y Pastor Alemán de trabajo! 🙂

 


Esto son enlaces a nuestras tiendas colaboradoras. Si compras a través de estos enlaces recibiremos una pequeña comisión (sin que te cueste dinero de más a ti) y ayudarás a mantener este sitio sostenible y gratuito.

tienda-animal-afiliado animalear-afiliado amazon-afiliado

Y ¿cómo debe ser una pelota adecuada para el juego interactivo con mi perro? Fíjate que tenga estas características:

  • Tamaño adecuado en la mandíbula de tu perro. Afortunadamente hay para Yorkshire toys y para Dogos Alemanes, sólo hay que buscar bien.
  • Maciza: las pelotas vacías en el interior, a menos que tengan un diseño especial de silicona como las pelotas irrompibles, son más fáciles de romper.
  • De un material consistente, preferiblemente caucho, que no se desmenuce. ¡Olvídate de las de foam o látex!
  • Con CUERDA. una pelota con cuerda siempre es más fácil de controlar, tirar y sobre todo extraer de la garganta del perro en caso que sea necesario.
  • Con un acabado hexagonal. Las pelotas redondas, como es obvio, resbalan más, las que tienen aristas permiten un tiro más preciso para que no rueden y los adiestradores podemos premiar mejor al perro.

Después de leer el post, ¿todavía crees que es buena idea jugar con una pelota de tenis con tu perro? 😉

 

Roser Feliu Latorre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *